Una carta para los que dicen: “soy muy joven para estar ahorrando para la jubilación"

by Kayleigh Yerdon, Cornell University Estimado ahorrador joven:

Vamos rápidamente directo al grano: puede que seas joven, pero absolutamente NO estás tan joven para empezar a ahorrar para la jubilación. Puede que tengas 18 y estés trabajando por el salario mínimo o quizás tengas 30 y solo ves la jubilación como algo que está demasiado lejos. Tienes tanto tiempo antes de jubilarte que solo podrías también pensar en eso después, ¿cierto? Incorrecto. Cualquiera que sea tu situación, deberías estar empezando a ahorrar para la jubilación ahora mismo.

Podemos ser realistas. Podrías estar ahorrando para tu primera casa o tu primer auto. Podrías estar pagando el alquiler mensual o sentir que simplemente no tienes suficiente dinero en tus sueldos para separar algo de dinero para la jubilación. Estos son sentimientos normales y probablemente no desaparecerán pronto; acabas de empezar. Sin embargo, eso no significa que no puedas empezar a ahorrar. De hecho, mientras más tiempo pases pensando sobre cómo debes “ahorrar absolutamente todo tu dinero para tu *insertar (auto/ casa / alquiler / vacaciones / etc.) aquí*, “más tiempo terminarás esperando para ahorrar en tu jubilación. Créeme, no querrás ser la persona que se levanta a los 50 años sin ahorros para la jubilación, incluso si finalmente tienes tu buena casa/auto/etc.

Entonces, necesitarás empezar en alguna parte. ¿De dónde puede provenir el dinero? Si tienes un plan 401(k); un plan que permite que los trabajadores ahorren e inviertan una parte de sus salarios antes de aplicarse impuestos, podrías confundirte un poco sobre cómo funciona. (¡Inscríbete en el evento semanal la próxima semana para una explicación completa de los planes 401(k)!) Pero, si tu empleador no ofrece un plan 401(k), tendrás que acudir a otro lugar para asegurarte que aún estás ahorrando suficiente dinero para jubilarte cómodamente.

Tu primera pregunta debería ser, ¿cuánto dinero es suficiente para “jubilarse cómodamente”? Esta podría ser la pregunta más difícil que se presente: realmente no hay una respuesta fácil. Sin embargo, la regla general para muchos expertos es la Regla del 4%. Esta es la idea que deberías tener la capacidad de retirar un cuatro por ciento de tu cuenta en el primer año de uso y luego cuatro por ciento (ajustado según la inflación) cada año consecutivo.

Con eso en mente, podrías considerar empezar con una cuenta de ahorros separada o una cuenta individual de retiro (IRA). Al crear una cuenta de ahorros separada, podrías tener la voluntad de no tocar tus activos ahorrados hasta después. Cuando abres una cuenta de ahorros, se te gravan intereses, pero no sobre cualquiera de los retiros que realices desde tu cuenta. Si prefieres invertir tu dinero y ver que potencialmente crezca, podrías considerar un IRA. En un IRA, no se te gravan intereses, de modo que tu dinero tiene la oportunidad de capitalizarse en el tiempo, y pagas impuestos cuando realizas retiros.

Un IRA es un plan que te permite invertir tu dinero para la jubilación a través de una empresa de inversión. En un IRA regular, las contribuciones no se gravan como ingresos y los retiros son gravados como ingresos ordinarios. Puedes elegir qué acciones, bonos, fondos cotizados en bolsa (ETF) o fondos mutuos quieras distribuir tu dinero y luego dejar tu dinero invertido hasta la jubilación. Desde ese momento, solo puedes recibir tu dinero a los 59 ½ (o antes si estás dispuesto a pagar algunas multas), lo que estimula a los inversionistas a dejar su dinero ahorrado para después. En mi opinión, es sensato proveer fondos en ambos tipos de cuentas para la jubilación, debido a que hay límites de contribución de $5 500 para inversionistas menores de 50 años para las cuentas IRA. No obstante, de cualquier forma, es inteligente comenzar a ahorrar como mejor te parezca.

La mejor forma de empezar a ahorrar es comenzar de a poco. Incluso la más pequeña de las contribuciones puede terminar llevándote a un hábito de realizar contribuciones en el futuro. Así que averigua cuánto puedes apuntar a ahorrar inicialmente y comienza a realizar depósitos pequeños cuando puedas. El dinero que pongas en estas cuentas debería dejarse hasta tu jubilación y créeme, te agradecerás cuando tengas 59 ½.

Mis mejores deseos,

Otro ahorrador joven