Brexit: Lo que no sabe puede perjudicarle

Por Brian Dolan, jefe de estrategia de mercado, DriveWealth ¿Debería quedarme o debería marchar?

Hoy es el 90 cumpleaños de la reina Isabel II, y el 400 aniversario de Shakespeare está a la vuelta de la esquina, por lo que parece bastante apropiado un tema relacionado con la inversión en Gran Bretaña. Por desgracia, el tema no se limita estrictamente al Reino Unido, ya que es uno de los mayores riesgos entre los acontecimientos mundiales de este año. Me refiero por supuesto al temido referéndum 'Brexit'.

'Brexit' se refiere a los posibles resultados de un referéndum nacional que tendrá lugar en el Reino Unido el 23 de junio, dentro de aproximadamente de dos meses. En una encuesta vinculante, se le pidió a los votantes que eligieran si el Reino Unido debería seguir siendo miembro de la Unión Europea (UE) o abandonarla (salida (exit, en inglés) + Bretaña = Brexit, ¿lo entiende?). Si los votantes eligen salir, el gobierno del Reino Unido tendría dos años para negociar su salida de la UE.

Bretaña como miembro de la UE tiene acceso sin restricciones a los socios comerciales y los mercados europeos, la mayor área de exportación del Reino Unido. Quizás lo más importante, ser miembro de UE garantiza el libre flujo de capitales y personas, lo que ha beneficiado en gran medida el Reino Unido (especialmente a Londres) como destino del capital y las organizaciones en las últimas décadas algunos.

Ninguna nación es una isla

Las consecuencias del voto por el Brexit probablemente tendrían un impacto global significativo, más allá del Reino Unido o Europa, al menos a corto plazo. La UE es sin duda una superpotencia económica, habiendo generado cerca de una cuarta parte del PIB mundial nominal en 2014. Los mercados mundiales serían sacudidos por la incertidumbre generada por la división de un miembro principal de la UE. Nunca antes ningún estado miembro había abandonado la UE. Por lo menos a corto plazo, el sentimiento del inversor se hundiría, bajando los valores de los mercados mundiales y haciendo que los inversores se marchen a lugares seguras, como los bonos del tesoro de los EE.UU., JGB, y, posiblemente, incluso el oro.

Más importante aún, un voto por el Brexit probablemente alimentaría los movimientos separatistas anti-UE latentes en estados principales de la UE, como Francia y España. La actual ola de nacionalismo económico mundial y el populismo, visto desde los EE.UU. hasta Rusia y más allá, probablemente también recibiría un impulso que pondría nerviosos a los inversores que confían en el comercio estable y los marcos legales.

El Reino Unido notaría claramente el peso de un voto por el Brexit. Probablemente los recursos británicas sufrirían un golpe agudo como las perspectivas de crecimiento de las empresas del Reino Unido, se verían socavadas. Algunas de las empresas principales del Reino Unido, tales como el gigante bancario HSBC, han indicado que se decantarían por reubicarse en el caso de una votación a favor del Brexit. La libra esterlina (GBP) también se debilitaría considerablemente (los economistas sugieren una disminución inicial de entre un 10 y un 15%) como capital fugado, generando un aumento en la inflación del Reino Unido. La moneda europea única (EUR) probablemente tampoco saldrá indemne, debido a la preocupación de los inversores por el impacto más amplio en la unidad de la UE y la estabilidad del euro. El dólar estadounidense (USD) y el yen japonés (JPY) serían los lugares seguros beneficiados entre las principales monedas.

¿Cuáles son las probabilidades de que esto ocurra?

Actualmente las encuestas muestran una carrera muy ajustada, con los votos a favor de "permanecer" voto (Bremain) solo un punto por encima de la salida (Brexit) con 39 a favor y 38 en contra, con un punto de su promedio para el año, de acuerdo con una encuesta de YouGov de principios de abril. Casi un cuarto de los votantes británicos están indecisos (18% 'no saben'; 5% 'no votarían'), también cerca del promedio del año, es decir, el voto está disputado.

brexit image2

Mi propio pronóstico es que el Brexit no va a suceder. El Reino Unido solo puede perder más de lo que ganaría con cualquier medida, ya sea económica o social. Un número creciente de líderes del Reino Unido economistas y funcionarios, pasados y presentes, están haciendo cada vez más eso exactamente, y los votantes del Reino Unido se dan cuentan.

Aún así, vigilen esas encuestas. El fervor populista y nacionalista sigue en aumento en todo el mundo, por lo que no se puede ignorar por completo la posibilidad del Brexit. Los activos y los mercados de Reino Unido pueden llegar a ser cada vez más sensibles según se acerca la votación, con un sesgo desigual más bajo en los impactos negativos (Brexit lidera las encuestas) en mi opinión. Puede que los inversores quieran comprobar su exposición a los mercados de Reino Unido en particular, y los activos europeos en general, en el período previo al referéndum del 23 de junio. (¿Sabía que un principal valor bursátil ETF europeo está en un 27% asignado al Reino Unido? El siguiente mayor asignado es alrededor del 14%).

Por cierto, ¡feliz cumpleaños, Elizabeth y Will!