No inviertas tus emociones

Por Nicole Dugan Si  estás pensando en invertir por primera vez, probablemente te esté motivando alguna razón subyacente. Tal vez estés buscando ahorrar para una casa, o viajar por el mundo, o quizás simplemente estés buscando ganar algo de independencia financiera. Así que, cuando alguien te dice que debes dejar tus emociones de lado al tomar decisiones de inversión, probablemente parezca más fácil decirlo que hacerlo.

La verdad es, sin embargo, que tomar decisiones de inversión dejándose llevar por las emociones es tan imprudente como apegarse emocionalmente a un único personaje de Game of Thrones; siempre está la posibilidad de que no termine bien y de que te pases la mayor parte del año buscando teorías de resurrección en internet. A la hora de invertir, las decisiones deberían ser racionales y seguir una estrategia preestablecida. De otra manera, podrías tomar una decisión impulsiva que podría perjudicarte a largo plazo y hacer que tengas temor de continuar.

¿Qué provoca las respuestas emocionales a inversiones?

Lo entendemos; estás intentando multiplicar el dinero que tanto trabajo te costó adquirir. Es fácil reaccionar impulsivamente a cualquier caída o alza en el mercado. Durante tiempos de estrés, euforia, o miedo, puedes ser víctima de tus propias emociones y fracasar a la hora de respetar tu estrategia de inversión original.

Las tendencias históricas demuestran que, en su mayoría, los inversores actúan para protegerse a sí mismos de pérdidas a toda costa, y para capitalizar con potenciales ganancias. Esencialmente, los inversores son motivados por el miedo y la avaricia, lo que a menudo puede llevarlos a reaccionar exageradamente a los movimientos a corto plazo del mercado.

¿Por qué actuar en base a las emociones puede ser perjudicial para invertir?

Dejarse motivar por el miedo y la avaricia a menudo puede causar que los inversores eviten correr riesgos necesarios o que se arriesguen demasiado. Por ejemplo, una caída en el precio de las acciones de una inversión puede ocasionar que algunos individuos vendan sus acciones demasiado pronto. De manera contraria, un alza en el precio de las acciones puede ocasionar que algunos compren acciones ciegamente.

Al reaccionar a las fluctuaciones de precios, ten en cuenta que para el momento en que la noticia de una caída o de un alza en los mercados llega a los medios de comunicación, la noticia frecuentemente es vieja. Esto a menudo causa que muchos inversores compren a precios altos y vendan a precios bajos.

Un estudio conducido por DALBAR demostró que, aunque el índice S&P 500 obtuvo una ganancia anual promedio del 8,4% desde 1989 hasta 2008, los inversores obtuvieron una ganancia promedio de solo el 1,9%. Esto sugiere que los inversores a menudo venden sus posiciones luego de que el mercado toca fondo y compran nuevas posiciones luego de que el mercado llega a su pico máximo.

¿Cómo puedes evitar que las emociones influyan en tus inversiones?

La mejor manera  de evitar que tus emociones dicten tu estrategia de inversión es intentar no reaccionar a los movimientos del mercado. Cuando veas que el mercado está pasando por una etapa muy volátil, respira profundo antes de entrar en acción. Si el precio de las acciones en las que has invertido cae, pero las razones fundamentales por las que invertiste en la compañía aún se mantienen, probablemente deberías mantener tu posición.

Otra estrategia que puede ayudarte a apartar tus emociones de las inversiones es promediar el costo en dólares. Básicamente, esto significa que inviertes una cantidad preestablecida de dólares en tu cartera de valores a intervalos regulares (cada semana, mes, etc.), sin importar el precio de las acciones. Promediando el costo en dólares, comprarás más acciones cuando los precios estén bajos y menos acciones cuando los precios estén altos y, eventualmente, el costo promedio por acción disminuirá. Promediar el costo del dólar reduce tu riesgo de inversión porque no buscas coincidir con el mercado colocando todo tu dinero en una inversión en un único momento. Además, promediar el costo en dólares te ayudará a comprometerte a ahorrar e invertir de manera regular, lo que puede ayudar a remover las emociones del proceso de toma de decisiones.

La tecnología de acciones fraccionarias de la aplicación DriveWealth hace que sea fácil para los inversores sacar provecho del promedio del costo en dólares en sus inversiones. Las acciones fraccionarias permiten a los inversores colocar cualquier cantidad de dólares que deseen (incluso solo $5) en cualquier conjunto de acciones que deseen, sin importar el precio de la acción. Tener la habilidad de invertir pensando en dólares puede permitirte abstenerte de tomar decisiones basándote únicamente en las fluctuaciones en los precios de las acciones.

Cuando comiences tu estrategia de inversión, recuerda diversificarte. Esto significa que deberías invertir en compañías que abarquen varias industrias, tipos de activos, y ubicaciones geográficas. Históricamente, estas subsecciones del mercado rara vez se mueven al unísono. La idea aquí es que si una de tus inversiones recibe un golpe, tu cartera total estará protegida por tus otras inversiones.

Por más difícil que pueda parecer, intenta mantener una postura sensata al supervisar tu cartera y realizar nuevas inversiones. Solo recuerda, toda esa angustia y depresión que sentiste al terminar La Boda Roja probablemente haya desaparecido por complete ahora que has seguido con la serie y has visto que los otros personajes ocuparon la trama principal. Lo mismo sucede con las inversiones. Si te mantienes fiel a tu estrategia de inversión, es más probable que expandas tu cartera con el correr del tiempo.