Cómo las relaciones diplomáticas con Cuba podrían afectar a la economía de EE.UU.

image from http://newsfirst.lk by Kayleigh Yerdon, Summer Intern 2015, Cornell University

El lunes, el presidente de los Estados Unidos puso un pie en La Habana, Cuba. Esta es la primera vez que el presidente ha estado en Cuba en los últimos 90 años. Este es el paso más grande para establecer relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y Cuba desde el comienzo de la Guerra Fría - relaciones diplomáticas que podrían dar lugar al levantamiento del embargo económico de 54 años que pesa sobre Cuba. Para entender del todo la importancia del viaje del Presidente a La Habana, vamos a volver un poco hacia atrás en la historia de las malas relaciones entre los Estados Unidos y Cuba:

En 1959, la tensión de la Guerra Fría entre los EE.UU. y Cuba alcanzó un punto crítico cuando Fidel Castro derrocó a quien era en ese momento el presidente cubano, Fulgencio Batista. Se procedió a establecer un régimen socialista revolucionario en Cuba. A partir de ese momento, el gobierno de Cuba bajo el control de Castro estableció un gran número de tratados comerciales con la Unión Soviética, con el conocimiento del conflicto entre los EE.UU. y la Unión Soviética. También aumentó los impuestos a las importaciones estadounidenses. El presidente Dwight Eisenhower consideró esta táctica como un enfrentamiento, y estableció un embargo comercial casi total sobre Cuba en 1960 y cortó todos los lazos diplomáticos con el gobierno de Castro de manera indefinida.

En 1962, la administración de Kennedy convirtió el "embargo comercial casi total" en un embargo comercial total, limitando todos los viajes y el comercio entre Estados Unidos y Cuba. Desde entonces, las relaciones entre ambas naciones han sido atroces.

Sin embargo, en 2008, Fidel Castro transfirió la presidencia de Cuba a su hermano menor, Raúl (que ahora tiene 84 años). A pesar de que el gobierno de Estados Unidos había acordado previamente no negociar con Cuba hasta que tanto Fidel como Raúl Castro fueran destituidos de sus cargos, Raúl comenzó a sentar un precedente un poco más diplomático hacia los Estados Unidos. En 2009, Obama levantó las restricciones de los viajes a Cuba (únicamente para los cubano-estadounidenses, para que pudieran visitar a miembros de su familia o para volver con fines religiosos). Castro siguió su ejemplo levantando las restricciones de visado para la salida. Estas leyes requerían que los cubanos obtuviesen autorización del gobierno para viajar al extranjero. En 2014, Cuba y EE.UU. tomaron medidas para restablecer los lazos diplomáticos. Desde entonces, la pregunta es: ¿cuándo (si es que ocurre alguna vez) va a levantar EE.UU. el embargo económico total sobre Cuba?

Por eso es importante esta semana. Después de reunirse con Raúl Castro en La Habana el lunes, el presidente Obama pidió al Congreso que levante el embargo. Aunque Obama reconoce que el restablecimiento de los lazos económicos perdidos durante tanto tiempo probablemente sea un proceso largo y lento, opina que Estados Unidos y Cuba están dispuestos a dar un paso que va a durar mucho más allá de su administración.

Si bien este cambio obviamente afectaría a las relaciones políticas con nuestros vecinos del sur, el levantamiento del embargo podría crear cambios económicos generalizados, tanto para los EE.UU. como también para Cuba. Con una población de más de once millones de personas, Cuba tendría acceso a muchos productos estadounidenses. Al mismo tiempo, la derogación del embargo abriría la economía de Estados Unidos al comercio con un mercado totalmente virgen. Al invertir en Cuba, las empresas estadounidenses podrían alterar completamente el estilo de vida cubano y posiblemente podrían crecer al mismo tiempo. De hecho, estamos viendo las fases iniciales de la expansión de las industrias de Estados Unidos en Cuba esta semana.

El sábado, Starwood Hoteles y Resorts se convirtió en la primera compañía hotelera de Estados Unidos en firmar un acuerdo con Cuba desde 1959, anunciando que iban a gestionar tres propiedades en La Habana. En este hecho ya podemos ver una expansión de la industria hotelera (que puede estar asociada con más industrias de viajes y restaurantes a medida que la gente comience a viajar más a Cuba en el futuro).  Además, Google anunció esta semana un plan para ayudar a llevar Internet a la población de Cuba (ya que sólo 5% de los cubanos tienen acceso a Internet como la conocemos).

Como podemos observar, las barreras entre EE.UU. y Cuba, que han sido fuertes durante la mayor parte del siglo, están comenzando a caer. Como inversores, podríamos mirar a estos cambios lentos para darle dirección a nuestras decisiones de inversión futuras. ¿Qué empresas son lo suficientemente fuertes como para tener éxito en mercados completamente nuevos? La entrada y crecimiento potencial en los nuevos mercados, ¿tendrán un gran efecto sobre sus acciones? Tendremos las respuestas a estas preguntas en el futuro, ¡y dependen de las decisiones de inversión que tomemos hoy!