¿Hemos tocado fondo con el riesgo?

Por Brian Dolan, Jefe de Estrategias de Mercado Parece que los principales mercados finalmente han dado un giro importante. Digo 'finalmente' porque ya había indicado durante las últimas semanas que los mercados habían alcanzado niveles extremos y que los comentarios de Yellen, la Presidenta de la Reserva Federal Estadounidense (Fed) la semana pasada podrían provocar un rebote más constante en los activos de riesgo. En su infinita sabiduría, sin embargo, los mercados tuvieron un último arrebato de pesimismo, poniendo a prueba los mínimos anteriores e incluso excediéndolos en algunos casos.

Pero, si bien la caída desde el comienzo del año fue especialmente abrupta, también lo ha sido la fase inicial de la recuperación. Sólo desde los mínimos de la semana pasada, el S&P 500 ha rebotado alrededor del 6%. Y aunque el análisis era por momentos inexplicable y sonaba a pánico, el rebote tiene un fundamento más sostenible y fácil de comprender.

¿Cómo hemos llegado aquí?

Una combinación de factores altamente correlativos precipitó los descensos recientes. Como he argumentado en el pasado, la mayoría eran exagerados para empezar, y muchos han recibido un abordaje oficial. La clave es que las acciones oficiales proveen una base para la estabilización, lo cual debería disipar los temores del mercado. En orden de importancia, me centraría en los siguientes factores:

  • Desaceleración de China: en mi opinión, los temores de una desaceleración más abrupta en la China fueron exagerados desde el principio, pero ahora podemos observar movimiento desde el gobierno en la relajación de las regulaciones bancarias para liberar los préstamos en marcha, así como la renovación de las inversiones en infraestructura. La rápida depreciación del Yuan también se ha abordado oficialmente. Elimina a China de la lista de preocupaciones económicas.
  • Las expectativas de subida de los tipos de interés de la Fed (Reserva Federal de los EEUU): ya no habrá divergencia de los tipos de interés de Estados Unidos con los del resto del mundo. Si bien no descartan por completo nuevas alzas de los tipos de interés de manera explícita, los funcionarios de la Fed han dejado muy en claro que se encuentran suspendidas permanentemente, hecho que se vio reforzado por las minutas del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) de hoy. Se necesitaría una mejora notable en el panorama global o el rendimiento de los Estados Unidos, los cuales serían de por sí un riesgo positivo, para justificar un ajuste adicional por parte de la Fed. Borra el temor de que la Fed suba los tipos de interés de la lista de riegos negativos.
  • La fortaleza del dólar americano: el dólar americano se fortaleció en espera de la subida de los tipos de interés de Estados Unidos/los cortes de los otros. Esto ha cambiado por completo y el índice del dólar americano se está negociando actualmente al nivel promedio de 2015 (véase el gráfico). Aunque todavía está elevado en comparación con 2014, los temores de un fortalecimiento del dólar también deberían desaparecer. ¿La fortaleza del dólar americano? No es problema.
  • Descenso del precio del petróleo: La disminución de los precios del petróleo fue el resultado de muchos de los factores mencionados anteriormente: China más débil à malo para el petróleo; los tipos de interés de EE.UU más altos à el dólar americano más alto à malo para el petróleo. Ahora que esos factores han disminuido en gran medida, los precios del petróleo deberían dejar de caer. Sin embargo, el desequilibrio fundamental de la oferta y demanda es probable que persista como mínimo durante los próximos seis meses, lo que significa que no habrá buenas noticias para el petróleo en el futuro próximo. (No puedo descartar algunas sacudidas en la oferta que estimulen los precios en ese período, pero yo me inclinaría a pensar que serían de corta duración).

market risk

Fuente: Bloomberg; DriveWealth

También tenemos el Banco de Japón (BOJ) que ha aplicado un tipo de interés negativo, al mismo tiempo que intenta bajar el JPY (en apoyo de las acciones japonesas). El BCE se reunirá el 10 de marzo y se espera que recorte los tipos de interés aún más en territorio negativo y aumente la cantidad de compras de activos. Los mercados ya han ajustado sus precios en previsión de esta medida y el riesgo con el BCE es que decepcione nuevamente, ofreciendo lo suficiente para cumplir con las expectativas pero no para modificar sustancialmente el clima de inversión.

En mi opinión, la mayoría de las piezas fundamentales se han ubicado para superar el mal momento en los activos de riesgo y sentar las bases para una recuperación sostenida. El sentimiento de mercado, sin embargo, sigue siendo extremadamente frágil y sujeto a más arrebatos a corto plazo, dependiendo de las noticias y eventos generados. Al mismo tiempo, anticiparía que esos reveses sean cada vez más superficiales.

Una imagen vale más que mil palabras

Si quieres mirar más allá de los fundamentos, ¿qué pueden decirnos las tablas? El panorama es bastante alcista y similar a través de clases de activos y mercados individuales, por ejemplo el potencial doble fondo en el S&P500, el índice MSCI World y el petróleo crudo (WTI), lo que indica que se ha visto una baja significativa para los activos de riesgo. Igualmente alentador es que el repunte actual en los mercados esté ahora por encima de la línea Kijun (amarillo), una fuente importante de resistencia en la crisis actual.

S&P 500

Fuente: Bloomberg; DriveWealth

Un número limitado de precios claves a tener en cuenta (me estoy centrando en el S & P500 por razones de brevedad): 1870/1880 en la línea Tenkan (púrpura)/la línea Kijun es en la actualidad un apoyo importante; un cruce alcista de las dos también parece inminente. Una ruptura de la línea de cuello/retroceso del 50% en 1945/50 confirmaría la formación de doble fondo y un apuntaría un regreso a la zona de 2080. El 61,8% de retroceso y la base de la nube convergen en la zona 1975/1980 y podrían ofrecer resistencia inicialmente.

Ten en cuenta, sin embargo, que la nube se está cayendo rápidamente y es extremadamente delgada, lo que significa que la resistencia solo será menor en las próximas dos semanas. Un cierre diario por encima sugiere, además, que la tendencia se ha desplazado más alto. Esto tendrá que ocurrir pronto. Si comenzamos marzo y todavía estamos por debajo de la nube, los mercados podrían languidecer a los niveles bajos recientes durante varios meses más, ya que la nube se vuelve más densa y su resistencia más formidable.

Desde un punto de vista técnico y teniendo en cuenta los fundamentos, parece que hemos tocado fondo. Los inversores deberían monitorear los niveles de precios claves señalados anteriormente para seguir el progreso de la recuperación y potencialmente buscar las estrategias para comprar cuando los mercados han caído (buy-the-dip). A medida que se superan los niveles de resistencia, podremos comenzar a confiar en que ya hemos pasado el peor momento.