Tres cosas que debes saber acerca de tus finanzas después de graduarte

por Nicole Dugan Tres cosas que debes saber acerca de tus finanzas después de graduarte

En el transcurso de los próximos meses, una nueva cosecha de graduados universitarios se unirá al mercado de trabajo. He estado fuera de la universidad cerca de cinco años, y he aprendido muchas lecciones sobre presupuestos, ahorro e inversión que ya me hubiera gustado saber el día de mi graduación. Hay algunas lecciones que sólo se pueden aprender de la experiencia- como la primera vez que te das cuenta de que sólo tienes 200 dólares en tu cuenta y el día de pago no tiene lugar hasta la próxima semana. El un entorno económico actual caracterizado por un alto coste de la vida y un estancamiento de los salarios, ser financieramente inteligente es una necesidad absoluta. Estas son algunas cosas que me hubiera gustado saber el día de mi graduación.

1) No tienes tanto tiempo como piensas.

La jubilación está muy lejos, pero no tan lejos como puedas pensar. Disfrutar de tu veintena y tomarte tu tiempo para adaptarte a la vida después de la universidad es importante, pero no bajo el riesgo de quedarte corto en la jubilación. Probablemente hayas escuchado esto antes, pero asegúrate de que contribuyes a un 401k si tu compañía ofrece uno. Como mínimo, comprométete a aportar la cantidad necesaria para conseguir que tu empresa se ajuste a tu contribución (si está disponible).

También es importante establecer metas de ahorro para eventos de la vida que puedan ocurrir antes de la jubilación. Estos pueden ser cualquier cosa, desde la compra de una casa, hasta el tomarse unas merecidas vacaciones. Es importante diseñar un presupuesto y tratar de seguirlo cada mes. Trata de ahorrar una cierta cantidad cada mes; está bien si esa cantidad no es alcanzable cada uno de los meses- siempre y cuando estés haciendo el esfuerzo de ahorrar la mayor parte del tiempo.

A pesar de la desconfianza que muchos de nosotros podamos tener en el mercado de valores, es importante empezar a invertir. Ya sea consultando a un experto o haciéndolo por ti mismo, hay numerosas opciones ahí fuera para empezar.

2) Tu salario nunca incrementará tan rápidamente como lo hace tu alquiler.

Cuando tuve por primera vez mi propia casa, el alquiler de un apartamento de dos habitaciones en mi zona era de entre 2.000 y 2.600 dólares. Si tenías suerte, puede que incluso descubrieras una joya escondida que fuese habitable por menos de 2.000 dólares al mes. Ahora, en la misma zona, los alquileres de apartamentos de dos dormitorios varían desde los 2.500 a los 3.500 dólares. Así que si estás pensando en comenzar a ahorrar cuando seas mayor y estés más afianzado en tu carrera profesional, piénsalo de nuevo. Es muy probable que una gran parte de cualquier aumento salarial o promoción que recibas se destine a mantener un techo sobre tu cabeza. Según MotherJones.com, desde 1990, los salarios han aumentado en un 21 %, mientras que el coste de la vida ha aumentado en un 67 %.

3) Empezar tu propio negocio es un trabajo duro.

Hice una presentación para un grupo de estudiantes universitarios en Florida hace unos meses. Recibí una respuesta que no esperaba - la mayoría de los estudiantes son aspirantes a empresario. Atrás han quedado los días en que los académicos soñaban con puestos de trabajo en Wall Street - ahora el sueño es ser tu propio jefe y comenzar tu propia empresa. Me resulta inspiracional que tantos jóvenes profesionales tengan el impulso y la visión de convertirse en empresarios. Yo lo veo como devolver al mundo de los negocios y a la industria de vuelta a sus raíces. Desafortunadamente, tener una gran idea no siempre es suficiente en la economía actual.

Una cosa que debes tener en cuenta, es que siendo empresario tienes el potencial de obtener grandes ganancias, al igual que grandes pérdidas. Además, es probable que necesites estar preparado para no hacer nada de dinero por un tiempo, tal vez incluso un par de años, mientras tu negocio se desarrolla. La mayoría de las pequeñas empresas necesitan financiación de capital de riesgo para conseguir despegar y empezar a conseguir beneficios. Hay un montón de empresas por ahí que invierten en nuevos negocios, aunque muy probablemente todas ellas quieran ver una prueba de concepto antes de invertir.

Hacer la transición de la vida universitaria a la vida en el llamado "mundo real" es difícil- para mí fue más difícil de lo que imaginaba que sería. Ser financieramente inteligente es una cosa que puede hacer la transición mucho más fácil.

Fuente de la foto:  Los graduados se empapan de las noticias; Kit de Pittsburgh, EE.UU.